Alopecia por estres: ¿Es cierto que el estrés puede dejarte calvo?

Antes de comenzar este artículo quiero que tengas en mente este pensamiento:

A los seres que te aman de verdad les importará un pepino si eres calvo o no, el amor que sienten por ti es más fuerte que el acero. La apariencia o el estado de salud de un ser querido pueden causar preocupación pero nunca pueden destruir los lazos del amor incondicional.

Si estás estresado y notas que se te está cayendo el cabello, por ningún motivo debes dejar que tu apariencia sea un factor que incremente tus niveles actuales de estrés.

Conozco a muchas personas que sufrieron de estrés y se les empezó a caer el pelo y a ponerse gris, en sus vidas todo se convirtió en un círculo vicioso porque además de preocuparse de sus problemas personales, se preocupaban de la alopecia por estrés.

Estas personas buscaban soluciones para la alopecia, cremas, champús, lociones e incluso medicamentos de venta libre, pero lo que tenían que hacer desde un principio era consultar con un especialista o con varios: un dermatólogo especializado en caída del pelo, un nutricionista con experiencia y obviamente un psicólogo que le explique “qué es el estrés”, como poder usarlo y como controlarlo para evitar que afecte a la salud.

¿Qué es el estrés y como afecta al cabello?

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional.

Este sentimiento puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir:

+ Nerviosismo

+ Furia

+ Frustración

El estrés es la reacción del cuerpo humano ante un desafío o ante una demanda.

En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando ayuda a una persona a evitar el peligro o cuando ayuda a cumplir con un trabajo en una fecha límite.

Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar la salud.

Tipos de estrés

Hay que diferenciar entre estrés fisiológico y estrés psicológico.

El estrés fisiológico por ejemplo puede ser: Cuando el cuerpo no reciba suficientes nutrientes en una dieta baja en calorías, Cuando se tienen infecciones severas, Cuando el cuerpo experimenta fiebre alta o después de una cirugía.

Estos eventos de estrés fisiológico pueden causar alopecia, pero por lo general el cabello vuelve a la normalidad después de varios meses, siempre y cuando no suceda otro evento estresante.

El estrés psicológico puede darse cuando una persona se divorcia o cuando muere un ser querido o cuando está ante mucha responsabilidad en el trabajo, se sabe que este tipo de estrés puede exacerbar la alopecia.

Los cabellos y el estrés

Una cabeza normal contiene entre 120.000 y 150.000 cabellos.

Por lo general, en cualquier momento, cerca del 90% de los pelos están en una fase de crecimiento, un crecimiento de alrededor de 1.25 centímetros cada mes.

La fase de crecimiento tiene una duración de dos a tres años.

Luego el pelo entra en un estado de reposo.

 El estado de reposo tiene una duración de 3 meses antes de que el cabello se caiga y sea reemplazado por otro nuevo.

Las personas pierden alrededor de 100 pelos por día, esto es normal.

El estrés constante puede producir cambios en las funciones del cuerpo y por lo tanto puede producir alopecia porque muchos pelos entran en la fase de reposo, esto quiere decir si el día de hoy sufres un accidente y pierdes mucha sangre (estrés fisiológico), es muy probable que muchos de tus cabellos entren en fase de reposo y por lo tanto después de 3 meses estos pelos se caigan y empieces a ver mucho de tu pelo en la almohada.

Stres

Si bien el estrés psicológico no es tan contundente para el cuerpo como el estrés fisiológico, se sabe que este tipo de estrés de origen “mental” puede exacerbar la caída del pelo, por lo tanto recuerda el segundo párrafo de este artículo.

Etiquetas: la persona puede llegar a que dar calvo por estre, el estres te deja calvo, la barba se puede caer por estres, como evitar que el estres te deje calva

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *